Cabeza con dolor

Tratamiento:

Tesoro de medicinas. Gregorio López:

  • Rosas secas cocidas en vino, y exprimirlas, y con el cocimiento mojar unas vendas, y aplicarlas a la frente:
  • ò sahumerio de alucema, romero, y unas gotas de bálsamo;
  • ò yerbabuena, puesta en la frente,
  • ò sahumerio de anís,
  • ò hojas de yerba mora, mojadas, y puestas en la frente y sienes.
  • Lo mismo hacen las hojas de berros, y verdolagas, aplicadas con polenta (esto es calor) almizcle, bebido, ò olido, a humedad, ò frío.
  • Porqueras, ò cuchinillas, fritas en aceite, puestas a dolor antiguo de cabeza, aprovechan;
  • ò tomar cada mañana una cucharada de cáscaras de zarzaparrilla, molidas con vino;
  • ò piciete, de que usan los Indios, empapado en vinagre, y puesto en frente y sienes;
  • 0 sahumerio de copal;
  • ò raparle a navaja, y ponerle un bonete de cera de Campeche;
  • ò majar ajenjos, 0 el azumiate majado (es la jarilla) ò tomar un piciete, si el dolor es frío.
    Nota. Todos estos remedios, son para reducir la destemplanza sola, mas no es necesaria sangría, si es de causa caliente; y si es de causa fría purgarse con píldoras, para quitar la causa humoral, y después los remedias dichos. Salcedo.
    Cabeza dolorida de frío.
  • Piciete, zihuapalli, y orines, todo junto, y tibio, ponerlo en la cabeza;
  • ò acíbar molida, y mezclada con vinagre, y aceite rosado, y ponerlo en frente y sienes;
  • ó cocimiento de cardo santo, ò comerlo;
  • ò comer nueve mañanas un poco de poleo, y acíbar, bebido en huevos
  • ò píldoras de gera de Galeno, Ruibarbo, y Agárico, iguales partes, purgan sin molestia, formadas con miel rosada;
  • ò sahumar con azufre (si el dolor fuere de frío) y si fuere de calor, un huevo fresco, la clara batida con agua rosada, y un poco de azafrán, y en una venda aplicar a frente y sienes.
    Nota. Las píldoras han de pesar un escrúpulo, de género, que es la tercia parte de un real sencillo. Salcedo.
    Cabeza dolorida de calor.
  • Tomar agua rosada, y en polvos de sándalos mezclada, ponerlo en la frente y sienes con un paño.
This entry was posted in Remedios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply