Apostemas

Tratamiento:

Tesoro de medicinas. Gregorio López:

  • Son hinchazones de la naturaleza, causadas de algunos de los humores, ò mixtos unos con otros.
  • Toma romero mojado, y puesto como emplasto,
  • ò harina de cebada, agua, y aceite, añadiendo yerbabuena, resuelve.
  • Lo mismo hace la raíz de eneldo, y el aceite de él;
  • y también el malvavisco cocido, y aplicado,
  • ò hojas de coles majadas solas, ò con polenta, que es harina de cebada, y agua, hace lo mismo.
  • Zavila asada, y abierta, con un poco de azafrán, madura apostemas, y callos,
  • ò saliva de hombre;
  • ò malvavisco con sus raíces, linaza, alholvas, huevos, especialmente la yema toda, enjundia de animal, ò harina de trigo, y la levadura, manteca, higos, todo junto, y ha de ser molido, cocido y tibio, y aplicado.
  • Azafrán ungüento, untada cualquiera apostema, la madura, sana, y limpia las llagas rebeldes, y malignas:
  • la mostaza majada con vinagre y harina, hecho como emplasto, las resuelve, y quita, y más si procede calor; y para madurar los diviesos, majada y mezclada con salmuera, y la mostaza salvaje, su semilla, bebida con agua , ò caldo de ave, mejor purga toda la cólera adulta, negra y mala, por arriba, y por abajo, y evacua los humores, con lo cual se purifica la sangre, y purga las apostemas, que se crían dentro del cuerpo, y hace purgar el menstruo.
    Apostemas de agua.
  • Toma simiente de mostaza, y de ortigas, azufre, aristolochia redonda, espuma de mar, de cada cosa una onza;
  • Amoniaco, aceite añejo, de cada uno dos onzas, todo mezclado, y hecho emplasto.
  • Hace lo propio la caraña, o la tecomahaca, con la tercia parte de cera amarilla,
  • o el ungüento amarillo,
  • ò agua, aceite, harina de trigo, todo cueza, trayéndolo à una mano hasta que esté espeso, y tibio, aplicarlo añadiendo yemas de huevos y azafrán:
  • hace lo mismo trigo mascado, y puesto,
  • ò yema de huevo, con otra tanta levadura, aceite rosado; y azafrán.
    Apostemas pequeñas.
  • Hojas de yerba mora, mojadas, y con sal, aplicarlas,
  • ò malvavisco,
  • ò estiércol de cabra, cocido con vino, ò vinagre;
  • 0 aceite de yemas de huevo, con miel rosada:
  • el malvavisco majado, y puesto, quita las sequillas tras los oídos.
This entry was posted in Remedios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply