Azafrán

  • El azafrán, quiere medianamente la tierra gorda, y en parte en donde hayan plantado cebollas; no quiere mucha agua, y teme los ratones y los topos; y es mejor plantado de su misma cebolla, ó raíz, que de su simiente; plantase en Abril, o Mayo con el Sol; y cuando se cogen estas raíces, o cebolluelas, para volverlas a plantar, cuidarás que sean de buen sazón, haciendo de ellas unos montones, dejándolas al Sol por espacio de diez días, y después las volverás a plantar, y poniéndolas distantes unas de otras, medio pie, y tres dedos de hondo; algunos hay que las plantan desde mediado Agosto, hasta medio Septiembre, y se dejan dos, o tres años en la tierra, recavándolas todos los años, por el mes de Abril, y Mayo, que entonces las yerbas se secan, y no se les ha de tocar a sus raíces, quedando ellas dos dedos de hondo; después, cuando sus flores estén en sazón, que será para el mes de Agosto, las cogerás en saliendo el Sol, y guardarlas en parte seca, y enjuta; conócese el buen azafrán por el color, que en tocándole con los dedos, los tiñe: el azafrán, tomado en poca cantidad, es bueno para la digestión; preserva de no emborracharse; y cura la mordedura de las serpientes. (Lecciones de agricultura).
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply