Hinojo

  • Débese sembrar el hinojo en la Primavera, y Otoño; pero el dulce, no se quiere sembrar tan presto, porque se cría más dulce, y hace el grano más gordo: quiere el hinojo la tierra seca, y que le dé el Sol; y si quieres que se haga dulce, pondrás su simiente dentro de higos secos; y sembrándola después, o pondrásla en la tierra con un poco de miel: esta yerba, tanto las hojas, como la simiente, es excelentísima para la vista, y destilase agua de hinojo para dicho efecto, mezclado con miel: su simiente, es buena para reprimir las ventosidades, que proceden después de comer, aunque trae poco nutrimento al cuerpo, y es de buena digestión: la frecuencia de esta yerba, trae abundancia de leche a las mujeres. (Lecciones de agricultura).
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply