Betónica

  • Esta yerba betónica, quiere ser sembrada en tierra húmeda, y fría, junto algunas paredes, para que le hagan sombra, porque no es muy amiga del Sol: su decocción hecha con vino blanco, quita el dolor de los riñones, rompe las piedrezuelas de la orina, y sana la ictericia: sus hojas amasadas, y aplicadas en forma de emplasto, cura muy presto las llagas de la cabeza: el emplasto hecho de sus hojas, y con manteca de puerco, hace abrir los carbunclos, y cualquiera fuerte de apostemas.
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply