Cardo santo

  • El cardo santo, no tiene menos virtud, que la yerba Angélica, contra la peste, siendo tomada por dentro, o aplicada por fuera: el que tuviere calentura, ora sea cuartana, o terciana, la cual empiece con frío, la cura, tomando por la mañana tres onzas de agua de cardo santo, o su decocción, o el peso de un escudo de su simiente pulverizada: el mismo remedio, es bueno para el mal de costado: su decocción hecha con vino, es buena para quitar el dolor de los riñones, y la cólica, para matar las lombrices, y para hacer sudar: el cardo santo, ora sea verde, o seco, tomado por dentro, o aplicado por fuera, cura las úlceras malignas; y para esto ordenan los Médicos, que se mezcle en las decocciones, que se hacen para el morbo gálico con esta yerba. (Lecciones de agricultura).
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply