Yerbabuena, hierbabuena.

  • Las raíces, y pimpollos de la yerbabuena, plantados en tierra, no necesita de cultura, cuando esté crecida, ni conviene tocarla con hierro, porque se muere; ni sembrarla cada año, porque adonde ha habido de ella, vuelve a poblar con mucha fuerza: la yerbabuena, tiene virtud caliente, extiptica, y desecativa; y picada, y puesta en forma de emplasto, conforta la debilidad del estómago: vale también mucho para cobrar la respiración, y sentido de los que le han perdido, teniéndola en la nariz: sus hojas secas, y bebidas en polvo, con vino blanco, mata las lombrices de los niños: el que hubiere comido leche, masque luego hojas de yerbabuena, para impedir, que no se le cuaje en la barriga, por tener esa virtud: los quesos, de cualquiera especie que sean, rociándolos con el zumo de ella, o con su decocción, los conserva. (Lecciones de agricultura)
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply