Salvia

  • Se planta la Salvia, del pimpollo de ella, en la Primavera, y en el Otoño; sus raíces, se crían mucho con la ceniza: conviene plantarla, junto la ruda, para defenderla de las serpientes, que frecuentan mucho, junto a ella: tiene la Salvia, una singular virtud, que conforta los nervios rotos y flacos, con un vino, que se hace en esta ocasión, para los que están tocados de esta enfermedad: hácese también un sahumerio, con decocción de Salvia, para la perlesía de las manos, y de otros miembros: para volver el apetito de comer, y limpiar el estomago, lleno de malos humores, conviene usar a menudo de la Salvia, en la olla, y en las otras comidas. (Lecciones de agricultura)
This entry was posted in Aliados naturales and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply