Ventosidades

Tratamiento:

Tesoro de medicinas. Gregorio López:

  • Los ajos de su naturaleza son muy calientes, y secos, y dan gran sed: y comidos, expelen toda ventosidad, y enjugan el estómago de toda humedad y frialdad: y crudos son muy dañosos para la vista: majados, y puestos con sal sobre las mordeduras de los perros, y sobre cualquiera otra ponzoña: y bebidos con vino, hacen perder la fuerza a la ponzoña, y restauran el daño: y traídos consigo, preservan de ser ofendidos de ponzoña de víbora: y hechos en forma de emplasto, y puestos sobre la mordedura del alacrán, ò araña, ò otra picadura ponzoñosa, no daña: y comidos, cuando se muda de beber agua, por otra diferente, aunque no sea buena, no daña, ni ayenta, ni opila: y comidos, son buenos para el pecho, que está cerrado, y para la tos antigua: y bebidos con cocimiento de orégano, ni dejan criar liendres, ni piojos; y quemados, y mezclados con miel, sanan los cardenales de los ojos: y untada la parte adonde falta el cabello, lo hace nacer, y crecer: majados con sal, y aceite, curan las vejigas, y postillas.
  • El ajengibre, comido en los potajes, ò en otras ocasiones, deshace, y expele las ventosidades: y comido crudo, ò mascado, quita el tufo del vino.
  • El cocimiento de eneldo seco, con su simiente, bebido, resuelve ventosidades:
  • ò polvo de manzanilla, aplicado con taleguilla al estómago, y vientre:
  • ò la simiente de albahaca, bebida:
  • o orégano, anís, cominos, y canela, todo mezclado con azúcar, tomarlo en ayunas con un trago de vino.
  • El orégano por ser tan caliente, es contra todas ventosidades del estómago, y es excelente para deshacer los humores viscosos: y usado en los manjares, es contra los humores melancólicos, y flemáticos, y los purga por abajo, deshaciendo todas las ventosidades. Y hecho cocimiento de orégano con higos, y dátiles, y dado a beber, es excelente para el catarro, y la tos, y ablanda el pecho; y para esto ha de llevar orozuz: y las hojas verdes, majadas, y puestas sobre las mordeduras de las víboras, son muy buenas; y amasado con levadura, y con cal muerta, lavada con agua rosada, y puesto todo como emplasto sobre los compañones, resuelve, y sana toda apostema: y lo mismo a las tetas apostemadas: y la flor, y hojas cocidas, y puestas como emplasto, es cosa excelente para las almorranas, y el sieso.
    Nota. Si procede la ventosidad de causa fría, son buenos los remedios presupuestos. Brizuela.
This entry was posted in Remedios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply