Menstruo

Tratamiento:

Tesoro de medicinas. Gregorio López:

  • Es la costumbre, ò purgación, que les viene a las mujeres cada mes.
  • Ruda comida la trae;
  • ò recibir el vaho del cocimiento de artemisa;
  • ò beber cocimiento de culantrillo; ò cocimiento de hinojo, con agua miel bebido;
  • ò cocimiento de orégano, bebido con vino:
  • ò beber cocimiento de manzanilla, ò recibir su vaho;
  • ò el perejil, hojas, raíces, y simiente, bebido;
  • ò almendras amargas, y aplicadas como cala a la boca de la madre;
  • ò polvos de raíz de lirio con vino;
  • ò simiente de zanahorias, bebida, ò aplicada;
  • ò comer cortezas de rábano, ò cocimiento de sus hojas, recibido su vaho por abajo;
  • ò incienso, y ruda , con unos granos de pimienta, y cocido en buen vino, beberlo;
  • ò tomar algunas mañanas unas gotas de bálsamo, lambidas de la palma de la mano;
  • ò beber una dragma de atriaca con agua fría;
  • ò la betónica con vino;
  • o poner en la boca de la madre una pelotilla de trementina, envuelta en algodón, y mudarla cada día;
  • ò echar en un huevo ( sacada la clara ) una poca de trementina, y caliente beberla;
  • ò el dictamo con vino, miel, y aceite;
  • ò sahumarle por abajo con cabezas de sardinas. Todas las veces que recibiere sahumerio por abajo, ha de ser con embudo grande. Si es demasiado el peso de la costumbre, conviene atajarlo.
  • Beber cocimiento de suelda consuelda con vino; una dragma de huesos de dátiles en agua acerada; ò incienso macho, bebido en un huevo, tres mañanas;
  • ò una piedra de sangre, atada al brazo; ò tres raíces de llantén, a todas horas;
  • ò estiércol de gato, con resina, y rosas, puesto en la boca de la madre;
  • ò cominos, aplicados con vinagre;
  • ó unas ventosas en los pechos;
  • ò estiércol de caballo fresco, cocido en vino, y puesto en el ombligo.
  • Adviértase, que si la mujer tuviere la madre salida, ante todas cosas, debe procurarse volverla a su lugar: y para ello tomar unas brasas, y echarlas sobre una boñiga de macho castrón, y puesta en un servicio, tomará la mujer aquel calor, y humo, que con esto se retrae la madre.
  • Ya se ha dicho, cómo la semilla de la zanahoria provoca el menstruo: la cual también dada a beber es contra la retención de la orina, y contra el dolor de costado, y sirve para la hidropesía: y bebida con vino, aprovecha contra las mordeduras emponzoñadas, y es preservativa por aquel día que se bebiere, para no ser ofendido de las serpientes: y sirve a la mujer que la bebiere por espacio de nueve días, para concebir: y comida cruda, ò cocida, hace orinar con facilidad: y aplicada sobre la boca obscura de la mujer, arranca la criatura: y las hojas majadas, y aplicadas con miel sobre las llagas malignas, las detiene, y sana, aunque vayan pasando la carne.
  • También el anís bebido, es bueno para el menstruo, y su cocimiento, y sahumerio; y tiene virtud el anís (usado como se ha dicho) de sacar, y resolver; y comido a menudo, y bebido el cocimiento, facilita el resuello, que aflige, y está corto: y asimismo hace orinar, y consume la hidropesía: y comido, ò traído en la boca, quita la sed: y es muy útil, comido, ò traído contigo, para contra los animales que arrojan ponzoña. Aprovecha a las ventosidades, restriñe el vientre, y las purgaciones blancas de las mujeres. Y bebiéndolo la mujer, le acrecentará la leche; y su zumo por las narices, evita el dolor de cabeza; majado, y estilado con aceite rosado en los oídos, quita las contusiones de ellos; maleado, y comido, quita el hedor de la boca; usado a menudo, ensancha, y relaja la estrechura del pecho, y hace resollar sin trabajo: es muy bueno contra las frialdades del estómago, restituye el apetito perdido, y ataja el vómito, y los infortunios solapos, y regueldos acedos: comido, y bebido, tiene grande virtud sobre la gota coral, y sirve a los que padecen el mal de la piedra: y finalmente bebido con vino desopila, y provoca a sudor.
    Nota. Siendo el anís caliente, y seco en tercer grado, no es bueno el uso de él para mitigar la sed, porque la aumentará; para lo demás que se refiere sí, excepto también el de restringir, donde se necesita. Brizuela.
This entry was posted in Remedios. Bookmark the permalink.

Leave a Reply